RÍO SANTA CRUZ: Desde el gran Lago Argentino, baja peleando su suerte, y en el mar como un destino, vuelca su vida y su muerte. (Hector Rodolfo Peña (Lobo)-

DATOS DEL RÍO SANTA CRUZ.

El río Santa Cruz tiene su naciente en el Lago Argentino, en Lat. 50º 14’ S y Long. 71º 58’ W, y su desembocadura en el Océano Atlántico, entre las puntas Cascajo y Entrada.

El valle del río Santa Cruz tiene un ancho variable entre 3 y 15 km. y está limitado, tanto en el lado norte como en el sur, por barrancas que alcanzan en algunos puntos 200 metros de altura.

La longitud del río es de 382,708 km. y, con excepción de la región fluviomarítima y de los lugares llamados 1º y 2º Laberinto, su ancho varía entre 100 y 500 metros.

Durante la época de los deshielos de llanura, recibe un caudal importante de los innumerables cañadones que desembocan en él, pero en el resto del año sólo tiene tres afluentes: río Chico, chorrillo Swain Beef y río Botes.

Puede decirse, en consecuencia, que el caudal del río Santa Cruz depende únicamente del lago Argentino, que recibe su alimentación de las lluvias y deshielos de la cordillera y del Lago Viedma, unido al Lago Argentino por el río Leona.

El río Santa Cruz empieza a crecer hacia fines de setiembre hasta principios de mayo, alcanzando su máximo caudal en los primeros días de marzo. Desde entonces hasta que se inicia el descenso definitivo, su caudal sufre fluctuaciones debido a que las neviscas de esta última época duran a lo sumo dos o tres días; inmediatamente después de producidas sobreviene el deshielo que puede provocar variaciones hasta de 0,7 metros en un día en el nivel de las aguas del río.

Las aguas del río Santa Cruz, debido a su procedencia y a la naturaleza del lecho, contienen muy poco material de arrastre, son claras, potables y conservan tanto en invierno como en verano una temperatura más o menos constante e igual de 10º C. (*)

La diferencia entre los caudales decrecientes y de estiaje puede calcularse, en números redondos, en 500 m3. el caudal mínimo del río se produce normalmente hacia fines de julio.

Se puede admitir como dato de suficiente aproximación, que la diferencia del nivel de las aguas entre creciente y estiaje, para un ancho medio de 150 metros y una profundidad media de 4 metros en el canal, es de 3 metros.

El aspecto general del río es el que caracteriza a los meandros; muy pocos son los tramos rectos y muchísimas las curvas de radios muy variables que determinan su forma. Tiene además la particularidad de no presentar ninguna bifurcación en todo su recorrido, conservando constantemente un solo cauce menor, salvo en los laberintos y en la región fluviomaritima. Esta ultima tiene una extensión de 57,5 km., pues la influencia de las mareas se nota hasta 5 km. al w de Comandante Luis Piedra Buena, situado a 37 km. de la población de Santa Cruz.

Tanto la región fluviomaritima como en la fluvial se encuentran numerosas islas y bancos aislados, que presentan la particularidad de ser bancos fijos formados por pedregullo únicamente. En todo el trayecto los sondeos indican que la naturaleza del lecho es de pedregullo o tosquita; esta es de consistencia variable, pero en ningún caso llega a presentar las características de la tosca compacta.

El terreno que atraviesa el río Santa Cruz es, salvo pocas excepciones, secundario, es decir, perteneciente a la era mesozoica, correspondiendo en su mayor parte al cretáceo inferior o formación santacruceña, constituido de areniscas, por lo general duras y abigarradas.

Los calcáreos fósiles abundan, siendo en su totalidad conchas marinas y amonitas. Se encuentran también en abundancia fragmentos petrificados de coníferas y palmeras. Las barrancas del río conservan siempre el mismo aspecto. En algunos puntos se encuentran grandes estratificaciones de conchas marinas y amonitas y, en una extensión de 30 km. las barrancas son basálticas. En el valle se ven bloques de piedra que llegan a 100 m3. de volumen; algunas de estas se encuentran en el lecho menor y constituyen en algunos casos peligro para la navegación.

Puede admitirse que el río Santa Cruz se formo después que la Patagonia surgió del Atlántico y que se debe a la rotura de un macizo que impedía las salidas de las aguas contenidas en Lago Argentino.

Tanto por la configuración de sus costas, como por su perfil transversal se lo puede dividir en dos partes, netamente diferenciadas y que constituyen sus características esenciales. Teniendo en cuenta la configuración de las costas, esta división es, desde la desembocadura hasta el río Bote (km. 356) donde el río presenta siempre una costa alta y otra baja, consistiendo la alta en barrancas de 100 a 200 metros de altura y desde el río Bote hasta sus nacientes, en que su aspecto cambia bruscamente, corriendo el río en fuertes pendientes, encajonado entre barrancas, a menudo a pique, y de una altura de 30 a 40 metros.

En lo que se refiere a su perfil transversal se observa que en la región fluviomaritima el perímetro mojado adopta la forma de una curva suave hacia las orillas en los lugares en que la marea, al retirarse, deja el lecho en descubierto o con escasa profundidad. En la región fluvial, en cambio, el perfil transversal está formado por rectas de fuertes pendientes hacia el centro y termina interiormente en ángulos bien agudos.

No se apunta en ningún sitio de este trayecto ni aun la tendencia a la curva del equilibrio. Otra característica de estas subdivisiones es la disposición que en ellas adoptan las islas.

En efecto, mientras en toda la extensión de la región fluviomaritima y especialmente hacia su extremo w, las numerosas islas que allí se encuentran ocupan por lo general el centro del lecho, dándose el caso de que con frecuencia el canal pasa entre dos de ellas, a partir del km. 58, donde comienza la región fluvial, las numerosas islas que se encuentran desde allí hasta las nacientes restan siempre arrimadas a una costa, de la que parecen un simple desprendimiento, pues frente al sitio ocupado por la isla existe en la costa una ensenada de igual superficie, de tal manera que el ancho del río, que entonces debe contarse de la isla a la costa opuesta, permanece constante.

Entre las islas y las costas adyacentes no hay, en general, más que una pequeña canaleta, que alcanza a tener en máxima creciente solo 2 metros de agua, quedando por lo tanto un seco durante el estiaje; constituye una excepción la isla km. 237, que ocupa el centro del cauce, dejando canales de igual profundidad a ambos lados.

La pendiente media del río, considerando en su extensión total, es de 0,49 metros por km. y la pendiente media de la región fluvial (desde le km. 57 hasta la naciente) es de 0,53 metros por km.
La velocidad de la corriente es de 1 nudo aproximadamente, valor que aumenta en los rápidos hasta 2 nudos; este aumento de la velocidad no es debido a un estrechamiento del lecho, sino a un aumento de su pendiente; a medida que aumenta el cauce del río en las crecientes, la velocidad disminuye hasta tomar su valor normal.

NAVEGABILIDAD Y DERROTA.

ENTRADA HASTA Banco Misioneros.

Hasta el muelle de Punta Quilla. El río es navegable por todo tipo de buques que por su calado puedan sortear la barra de entrada.

Hasta la ciudad de Santa Cruz, el límite superior de esta zona navegable es el banco Misioneros y permite la navegación de buques de cierto calado. La clase de fondo de la ría es muy variada: fango, arena, pedregullo y tosquita. Los bancos están constituidos en general por mezcla de arena, fango y pedregullo.

Desde el Banco Misioneros hasta Comandante Luis Piedra Buena.

Es navegable solamente para embarcaciones que para determinadas épocas del año, respeten los siguientes calados máximos:
De diciembre a junio: 2,7 metros.
De junio a diciembre: 1,2 metros.

Es aconsejable que las embarcaciones que efectúen esta navegación no tengan más de 40 metros de eslora ni 7 metros de manga. Asimismo deben poseer una adecuada potencia de maquinas que le permita desarrollar una velocidad superior a 10 nudos. Deben tener capacidad para poder permanecer varadas sobre el lecho del río y un adecuado gobierno que les permita sortear los inconvenientes de la fuerza de la corriente, que en algunos tramos alcanza 6 nudos, y la velocidad de los fuertes vientos de la zona.

El ancho del curso navegable varía entre 20 y 1000 metros, las profundidades oscilan entre 0,45 metros y 10,4 metros en bajamar.

Las menores profundidades se encuentran entre los km. 41 y 48 por este motivo, las embarcaciones que naveguen hasta Comandante Luis Piedra Buena deberán salir de Puerto Santa Cruz aproximadamente con 4 horas de creciente, a fin de poder llegar a Piedra Buena casi en pleamar; de este modo se tendrá agua suficiente para atravesar el paso de profundidad mínima.

La derrota recomendada en este tramo, es la siguiente: al salir de Puerto Santa Cruz, se pondrá Rv. 335º, trazando la derrota según las aguas más profundas. Serán útiles como punto de referencia: Punta Reparo, balizas Ojos Anterior y Posterior, cerro Weddell, cerro Beagle y frigorífico Armour.

Se continuara con ese rumbo, dando resguardo al banco de Misioneros, hasta marcar el cerro Weddell a los 210º, momento en el cual se habrá dejado por popa la Punta Weddell. Se caerá entonces a babor para tomar el canal que se abre al w pasando a unos 2000 metros de la costa sur, con lo que se habrá dejado a estribor el banco de Punta Beagle.

Este ultimo banco se prolonga sobre la costa norte del río, desde Punta Beagle hasta el km. 41; en este tramo el ancho del río va disminuyendo hasta alcanzar los 700 metros, medida que se mantiene uniforme hasta el fin.

Desde el km. 41 hasta el Paso Comandante Luis Piedra Buena (km. 54) hay también algunos bancos de pequeña longitud, arrimados a la costa, que no dificulta la navegación.

Para fondear o amarrar en Comandante Luis Piedra Buena, conviene hacerlo entre la torre de agua del pueblo y las barrancas de la Sociedad A.I.E. de la Patagonia, y a una distancia no mayor de 100 metros de la costa norte. En este lugar el tenedero es bueno y la corriente ejerce menos influencia, debido a los bancos que se encuentran agua arriba.

Muelle. En Punta Beagle hay un muelle de 112 metros de longitud, con una profundidad máxima de 12 metros, que en bajamar queda en seco. Es propiedad del frigorífico existente en el lugar, cuyas actividades cesaron en el año 1964.

Desde Comandante Luis Piedra Buena al w.

Desde el Paso Comandante Luis Piedra Buena hasta el km. 57,5 el cruce está ocupado por varias islas, de las que la Pavón es la mayor, que producen desviaciones del canal principal, pero ni la brusquedad de las mismas ni la profundidad constituyen obstáculo para la navegación.

Advertencia. Al sw de Punta Beagle el fondo disminuye notablemente en un tramo de 400 metros, lo que obliga a esperar marea para cruzar la barra así formada.

Mareas. La marea llega a Paso Comandante Luis Piedra Buena con 2 horas de atraso, con respecto a Punta Quilla, a causa de la corriente del río que es de sentido contrario a la del flujo y también de los bancos e islas que dificultan su libre propagación.

Bibliografía: Derrotero Argentino – Parte II – 9na. Edición, Año 2000.

Observación: (*) En la bibliografía citada la temperatura del agua tanto en invierno como en verano es más o menos constante e igual a 10º C. de datos obtenidos de las aguas del Río Santa Cruz marca una temperatura media en otoño – invierno de 5º C. y en primavera – verano de 7º C.

Prefectura Naval Argentina – Prefectura Lago Argentino

  • Cheap reliable web hosting from WebHostingHub.com.
  • Domain name search and availability check by PCNames.com.
  • Website and logo design contests at DesignContest.com.
  • Reviews of the best cheap web hosting providers at WebHostingRating.com.
  • Kawo Apart Hotel
  • Kawo Apart Hotel
  • Kawo Apart Hotel
  • Kawo Apart Hotel
  • Kawo Apart Hotel
  • Kawo Apart Hotel
  • Kawo Apart Hotel
  • Kawo Apart Hotel